Cómo adaptar un perro a un bebe

Cómo adaptar un perro a un bebe

Los niños que son criados con perros en el hogar gozan de muchos beneficios para su salud, pues el contacto con los animales reduce en los más pequeños del hogar las posibilidades de que sufran asma, les aporta más seguridad y un mayor nivel de felicidad. Sin embargo, cuando se tiene a un perro antes que al bebé es necesario preparar a la mascota para la llegada de un nuevo integrante de la familia, ya que estos peludos son muy sensibles a cualquier cambio que se haga en el hogar, por lo que pueden sentirse inseguros y confundidos cuando todo en el hogar sea diferente por el nacimiento de un pequeño. Por esta razón, vamos a explicarte cómo adaptar un perro a un bebé para que la convivencia siga siendo completamente armoniosa.

Prepara al perro durante el embarazo

La llegada de un bebé puede cambiar todas las rutinas y la dinámica dentro de un hogar, lo que implica que la mascota deba adaptarse a la nueva situación. El proceso para acostumbrar al perro a la nueva realidad debe ser gradual y debe producirse desde el embarazo para que el animal no pueda recibir un cambio brusco en su vida, ya que eso puede influir negativamente en su comportamiento.

Si tu perro es muy obediente y tiene un carácter muy tranquilo no será tan necesario trabajar en él, antes de la llegada del bebé. Pero si por el contrario tu perro es muy desobediente, temeroso, inquieto y nervioso, lo mejor que puedes hacer es consultar a un educador canino para que puedas recibir las pautas a seguir para corregir esas conductas antes de la llegada del bebé.

Observa muy bien el comportamiento de tu perro y analiza si tiene conductas que quieres que cambie cuando llegue el bebé. Estos cambios pueden depender de los gustos de cada familia. Por ejemplo, si tu perro duerme en tu misma habitación y quieres evitarlo cuando nazca el bebé, no debes esperar a que el pequeño llegue a casa para hacer el cambio, tienes que empezar a trabajar lo más pronto posible en educar al perro en ese aspecto.

Cómo adaptar un perro a un bebe

Adapta sus horarios a la nueva rutina

Puede ser un poco difícil saber cómo serán exactamente los nuevos horarios con la llegada del bebé, pero si puedes hacerte una idea tomando en cuenta las cosas que ahora haces con tu perro y que probablemente no puedas hacer cuando llegue el pequeño. Debes empezar a hacer esos cambios de forma gradual para que el perro no perciba un impacto tan radical en su vida.

Puedes empezar por reducir los tiempos de sus paseos en caso de que tú ni nadie de la familia pueda seguir encargándose de dar largos paseos a la mascota por algunos meses. También puedes considerar la idea de contratar a un paseador para que te ayude las primeras semanas mientras te adaptas a la nueva rutina. La idea es que el perro no sufra consecuencias tan grandes por una falta de actividad física.

Enseñarle a tu perro a tener su propio espacio

Tu perro debe contar con su espacio en donde tenga su cama y todas las cosas que necesite para estar cómodo y relajarse. Este espacio debe ser respetado por todos los integrantes de la familia para que el perro no pueda sentirse aturdido por el exceso de movimiento y de ruido generado por el bebé.

Esto ayuda al perro a tener una mejor relación con el bebé porque entiende que no ha sido desplazado por la llegada de un nuevo integrante, sino que él sigue contando con su lugar en el hogar el cual todos respetan y en el que él puede sentirse completamente relajado y confiado.

Acostumbra al perro a los nuevos estímulos

  • Muéstrale a tu perro la ropita y algunas cosas del bebé a medida que vayas comprando.
  • Puedes reproducir sonidos cómo música de bebé y voces de bebés para que el perro se vaya acostumbrando a esos nuevos estímulos.
  • También puedes dejar que tu perro huela los nuevos olores que habrá en casa cómo perfumes de bebés, cremas, geles, etc.
Cómo adaptar un perro a un bebe

Cuando llegue el momento de la presentación

Antes de presentarle a tu perro tu bebé tienes que mostrar una prenda que el pequeño haya usado y dejar que la olfatee y se familiarice con el color de nuevo integrante de la familia.

Cuando llegues por primera vez a tu casa después de marcharte del hospital tienes que saludar a tu perro como normalmente lo haces, ya que él estará deseoso de verte. Luego espera que la mascota se relaje y en un ambiente tranquilo preséntale al bebé.

El primer contacto no debe ser forzado y tienes que ser muy prudente para que evites cualquier accidente. No pongas al bebé en el suelo y haz la presentación con la presencia de otro adulto para que pueda controlar al perro en caso de que algo se salga de control. 

Puedes dejar que el perro olfatee al bebé algunos segundos mientras le hablas en un tono de voz suave y calmado. Si el perro se muestra cómodo con la presencia del bebé puedes alargar el tiempo de sus encuentros. Es importante mencionar que los expertos recomiendan que el perro y el bebé nunca se queden sin vigilancia en el mismo lugar. Si ves que tu perro tiene algún comportamiento negativo con la presencia del bebé y no mejora en los siguientes encuentros, es mejor que consultes a un etólogo canino.

Por otro lado, debes trabajar en la obediencia del perro enseñándole trucos que te permitan controlar su conducta en todo momento, esto puedes lograrlo en poco tiempo con el curso de adiestramiento canino Educanino, con el cual podrás ver cómo puedes enseñarle paso a paso nuevos comandos a tu mascota hasta conseguir moldear por completo su carácter.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *