Cómo enseñar a sonreír a un perro

Educar a un perro para que sea tranquilo

Casi todos queremos tener un perro tranquilo en casa para poder tener un estilo de vida más calmado y no preocuparnos porque nuestra mascota pueda hacer destrozos. Pero con mayor frecuencia, los perros tienen un comportamiento muy inquieto y ansioso, lo que hace que la convivencia sea un poco complicada. Por lo general, este problemita tiene que ver con que la mascota tiene un nivel de energía muy alto que no está siendo descargado con actividades físicas. Muchas personas cometen el error de abandonar a su peludo por una conducta muy alterada, lo cual es innecesario porque existen soluciones que se pueden aplicar para que la mascota tenga un carácter más tranquilo y equilibrado.

Lo que debes hacer antes de adoptar el perro

Antes de adoptar a tu perro debes entender que todos los animales tienen su propio carácter individual. Por eso siempre es buena idea hablar con la persona que está a cargo del perro que vas a adoptar para que te cuente sobre las características más importantes del animal. De esa forma tú podrás enterarte si la mascota tiene una conducta que se adapta o no a tus condiciones de vida.

Antes de educar a un perro para que sea tranquilo, lo más importante es que te asegures que su nivel de energía se adapta a tu estilo de vida. Por ejemplo, si tú vives en un apartamento y pasas casi todo el día trabajando fuera de la casa, es claro que difícilmente podrás atender las necesidades de un cachorro, por eso no será conveniente adoptar a un perro tan joven.

El ejercicio es muy importante para tu perro

Para tener a un perro tranquilo en casa es necesario el ejercicio físico. La intensidad de la actividad física siempre dependerá de las características de la mascota. El paseo es fundamental, porque permite aprovechar el tiempo para realizar carreras, juegos y saltos.

La recomendación general son tres paseos por día, de los cuales 2 pueden ser breves y el otro debe ser largo. Siempre debes tener en cuenta las circunstancias de tu mascota y no olvides que los cachorros hasta que no tengan su calendario de vacunaciones completo, no deben tener contacto con desconocidos.

Incluso esos perros que viven en lugares muy amplios necesitan pasear para conocer otros ambientes y no aburrirse. De lo contrario pueden empezar a mostrar signos de excesiva inquietud o a realizar intentos de escape. 

Cómo enseñar a sonreír a un perro

El entrenamiento es esencial

Tu perro necesita aprender órdenes básicas de obediencia para que puedas controlar su conducta y hacer que se mantenga tranquilo dentro del hogar. Estas órdenes puedes aprenderlas dentro del curso Educanino en el cual verás las instrucciones de trucos indispensables como, tumbado, sentado, quieto, etc. 

Estas lecciones le aportarán al animal calma y orientación en situaciones en las que se encuentre muy inquieto. Por ejemplo, si el perro se encuentra en un lugar extraño, puede sentirse confuso e inseguro, eso puede hacer que el perro actúe de forma incorrecta, ladrando o saltando sobre las personas. En esos momentos de incertidumbre para el perro escuchar una orden que ya conoce le puede dar mucha calma porque sabe lo que esperan de él. 

El valor del vínculo que tienes con tu perro

Es importante que trabajes todos los días en estrechar el vínculo que existe entre tú y tu mascota. Esto es fundamental para que el peludo pueda sentirse tranquilo y en confianza. Fomentar esta unión es muy fácil y puede hacerse a través de todo tipo de actividades que disfrute la mascota.

Puedes recurrir a juegos, paseos, masajes relajantes, etc. Ten siempre en cuenta que en la mayoría de las veces el comportamiento de la mascota es el reflejo de la actitud de sus dueños. Por eso debes mostrar frente a él un comportamiento muy tranquilo para que puedas transmitirle esa misma energía y el perro pueda mantenerse tranquilo.

Mi perro quiere que lo acaricien todo el tiempo

¿A qué edad los perros son más tranquilos?

Los perros cuando están en la etapa de cachorro es normal que tengan un comportamiento muy activo y quieran jugar todo el tiempo. Este es un comportamiento que sí se maneja correctamente con el paso de los meses dejará de existir en el animal.

Para canalizar esa energía es importante que pongas en práctica los consejos que te hemos dado y que seas consciente de que un cachorro nunca actúa con maldad, sino por su instinto juguetón y curioso. Por eso desde los tres meses puedes comenzar a educar a tu perro para que aprenda las lecciones básicas de convivencia, como no morder tus pertenencias y hacer sus necesidades correctamente.

Siempre que tengas dificultan el proceso para educar a tu perro puedes acudir a un etólogo o entrenador canino profesional, de esa forma te asegurarás de no cometer ningún error en la educación de tu mascota.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *