¿Por qué no gritar a los perros?

¿Por qué no gritar a los perros?

Si te ha pasado que al llegar a casa ha encontrado algún desastre que ha hecho tu perro sabrás lo difícil que puede ser no gritarle a tu mascota en un momento como ese. Pero estamos aquí para contarte lo dañino que puede ser que tengas esa reacción con tu peludo, pues es un gran error con el cual no conseguirás nada bueno. Te contamos aquí las razones por las que no debes gritarle a tu perro y la forma en cómo debes corregirlo.

4 razones por las que no debes gritarle a tu perro

Debes comprender que gritarle a tu perro no arreglará nada porque tu mascota no podrá asociar esa reprenda con el mal comportamiento que ha tenido. En este sentido si quieres corregir a tu peludo lo mejor será que te olvides de los gritos porque solo estarás perdiendo tiempo y energía.

1. El tono al gritarle a tu perro no es correcto:

Los perros se dan cuenta de los diferentes tonos de voz que utilizan los humanos y por eso los gritos son demasiado intensos para ellos, pues tienen un oído muy sensible. Gritándole a tu perro solo conseguirás causarle un tremendo estrés e inseguridad. Lo correcto es que utilices un tono de voz firme evitando que tu voz sea muy alta y chillona.

2. No le des un discurso a tu perro:

Muchas personas cuando le gritan a su perro comienzan a desahogarse con discursos largos que lógicamente la mascota no comprenderá. Los perros no pueden entender tantas palabras y por ese motivo en el adiestramiento siempre se recomiendan órdenes cortas y claras. Si tu perro está haciendo algo malo lo que debes hacer es emplear la orden NO en un tono de voz contundente y eso será más eficaz que darle una charla a tu mascota.

¿Por qué no gritar a los perros?

3. Tu perro no lo ha hecho intencionalmente:

Debes entender que tu mascota solo sabe actuar como un perro y tu reacción humana no es compatible con su lenguaje. Por eso debes entrenar a tu perro con comandos simples para que puedas hacerle saber cuándo ha hecho algo mal, en vez de empeñarte en reclamarle a tu mascota algo que ni él mismo sabía que era incorrecto.

4. Los gritos no dan ningún resultado a largo plazo:

Cuando le grites a tu perro él dejará de hacer lo que sea que esté haciendo en ese momento pero solo por miedo. Esto no es recomendable, porque a largo plazo el perro no aprenderá la lección y seguirá teniendo ese mal comportamiento. Por eso lo mejor es que utilices un comando con el cual vayas educando a tu perro para que comprenda que no debe repetir esa conducta.

¿Por qué no gritar a los perros?

Pero si no le gritó, ¿cómo puedo enseñar a mi perro?

Para enseñar a tu perro no hace falta que grites, lo que debes hacer es emplear una educación basada en el refuerzo positivo qué es la técnica que se enfoca en premiar los buenos comportamientos en lugar de castigar a la mascota. 

Con esto se consigue que el perro esté más motivado a la hora de aprender y que sus miedos y traumas se disminuyan. Mientras más temprano se inicie con el entrenamiento canino será mejor porque el perro tendrá una mejor predisposición a obedecer. Además, al empezar el entrenamiento a temprana edad se evitan muchos problemas de conducta en la edad adulta de la mascota.

Por muchos años se creyó que el trabajo de entrenar a un perro solo lo podía hacer un adiestrador profesional, pero en la actualidad ese mito ha quedado desmentido porque son muchas las personas que deciden capacitarse primero para poder ser ellos mismos los entrenadores de sus perros. Un excelente ejemplo de esto es el curso virtual Educanino creado por Álvaro Osorio, el cual te permite aprender todas las técnicas que necesitas para poder llevar la obediencia de tu mascota al nivel más alto.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *